http://www.yogauy.net/
Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.      Teléfono: 2915-5044/ Whatsapp: 094-118.209      ¿Como llegar a Yoga?

¿Qué persigue realmente el yogui a través de la práctica yoga?

El yogui aspira con ardor a lo que más o menos aspiramos todos, tal vez sin saber esto. El yogui aspira frenéticamente abrazar con su Microcosmos expansionado y concienciado el Macrocosmos o el Universo gigantesco que siempre lo abraza. Aspira a contener el todo infinito que lo contiene incesantemente. Por lo tanto, el yogui quiere abrazar a aquel que lo abraza y se esfuerza en abrazar la totalidad que lo comprende. Tanto si somos yoghis  como si somos seres humanos sin preocupaciones espirituales, concientes o no, sufrimos todos de no poder ser todo. Una  aspiración espiritual así, espontánea hacia la totalidad se manifiesta como tendencia a englobar el medio ambiente, a absorberlo en ti.

En el yoga, esto se llama el paso del medio externo al medio interno de nuestro universo interior y la homologación de esta plena reflexión va a ser inmediatamente autentificada en nuestro universo interior a través de la aparición de una armonía inefable, profunda que va a ser vivida bajo la forma de una felicidad oceánica con matices infinitos, que no es otra cosa que el éxtasis divino que es conocido en la práctica yoga bajo el nombre de SAMADHI.
Esta aspiración hacia  la totalidad es propia a todo lo que Dios ha creado, pero solo al hombre y no  siempre,  lo consigue de verdad. En el plano biológico  viste la forma inferior de las conquistas del medio ambiente, del devorar del mismo, de una instauración despótica sobre él. Por lo demás, en cada déspota existe esta invalidez, esta incapacidad de transformar el ser de la comunidad que lo contiene, en su medio interno. Finalmente es una incapacidad de ser. Existe en el despotismo la agitación y el ridículo de una burbuja de espuma que quiere tomar posesión del océano de una manera exterior. El déspota no absorbe en si mismo la comunidad que le ha hecho posible la existencia, sino que la abraza forzado.
El paso del medio externo al medio interno es,  parece  ser, exactamente la entrada en la condición de SER.  Aquí tienen que entender que estamos dando un sentido aparte, profundamente espiritual a la idea de SER.
En el orden biológico, una primera entrada en la condición de SER es el hambre, pero es un intento fallido porque el paso del medio externo al medio interno se realiza parcialmente y coge la forma de una simple asimilación. Sigue después la respiración a cual los yoghis  glorifican como un modo muy importante de acceso al SER, porque permite una gama infinita de efectos extraordinarios, pero ésta se queda también al nivel de la asimilación  aunque es una asimilación más amplia.
En el orden biológico, el amor plenamente manifiesto y aún  el eros basado en el amor, parecen ser las únicas representaciones del SER, porque en los momentos de su realización completa, el eros beatifico es, analógicamente hablando, la sangre.
En el orden biológico, el amor plenamente manifiesto y aún  el eros basado en el amor, parecen ser las únicas representaciones del SER. En el misterio fascinante del eros triunfante que se basa en continencia sexual perfecta, en amor reciproco y transfiguración, existe también una manera de abrazar nuestra transcendencia, porque la sangre como cualquier medio interno es la portadora de la transcendencia. Probablemente justo por esto los sabios del Oriente afirman que “cuando el amor aparece y es sin limites, o dicho de otra forma, cuando amamos sin medidas, lo imposible deviene fácilmente lo posible.”
Este paso que es un cumplimiento en la esfera de SER es exactamente el milagro del HOMBRE.
No puedes ser enamorado sin querer ser el amor mismo.
No puedes ser feliz sin querer ser la felicidad misma.
No puedes ser sabio sin querer ser la sabiduría misma.
No puedes ser poeta sin querer ser la poesía misma.
Implícito no puedes ser yogui sin querer ser el yoga mismo.

Existe siempre en la espiritualidad autentica y no en el simple deseo de preocuparte de una manera superficial de la espiritualidad, un modo de obtener la totalidad a través de la asimilación del resto que te falta y que te impide ser todo. El yogui quiere, en el fondo, que a través del aporte, de las aspiraciones y de sus ideas benéficas, que asimile el medio externo, llegando así a abrazar, gracias a este profundo reflejo interior, todo lo que lo abraza: la naturaleza, la comunidad humana en la cual se halla, el planeta, la galaxia, el universo físico, el macrocosmos y aún a Dios mismo.
El yogui aspira con todo el poder de su ser que consiga plenamente lo que más o menos queremos todos: demutilación, una unificación, una salida del recodo de la soledad.
Los yoghis creen, debido a la experiencia milenaria obtenida a través de la práctica directa del sistema yoga, que esta transformación extática del medio externo en medio interno es el sentido bueno del Infinito.
¿Porque se ha dicho de Jesucristo que es el hijo del Hombre y no solo el Hijo de Dios?
Precisamente porque el ha hecho de la humanidad entera su medio interno y la divinidad es el sentido de este totalidad que a llegado a ser una dimensión interior.