http://www.yogauy.net/
Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.      Teléfono: 2915-5044/ Whatsapp: 094-118.209      ¿Como llegar a Yoga?

La meditación en espiral yang

La idea de la espiral Yang, en la cual los seres humanos que participan son puestos en un modo preciso, en conformidad con la sucesión de los doce signos del zodiaco, para beneficiar así, por los fenómenos complejos de resonancia que se desencadenan en este momento, tanto por un aflujo de energía Yang, que llena el aura misteriosa de los seres, como y por las energías astrales fundamentales y benéficas de los planetas del nuestro sistema solar y de las constelaciones, se me fue revelada en un momento dado, en una meditación yoguica”. (Prof. Yoga Gregorian Bivolaru)

Por consiguiente, podemos afirmar que, hoy en día, el ESPIRAL YANG hecho por grupos grandes de hombres es un descubrimiento de la escuela Rumana de Yoga. Ya existen cientos relatos para mostrar sus efectos benéficos, tanto al nivel físico, como al nivel bioenergético, psíquico, mental y espiritual. Algunos de estos fenómenos pueden ser percibidos unas semanas después de la participar a una meditación en espiral.

Por agarrar cada uno la mano de otro, los seres comunican telepáticamente y energéticamente. Este proceso complejo de RESONANCIA despierta en cada uno de ellos un ósmosis fluido, que los pone gradualmente en comunión con las energías sutiles Yang del Macrocosmos y con las doce tipos de energías astrales, que provienen desde las doce constelaciones zodiacales que son canalizadas en espiral Yang, por resonancia, por los participantes de cada signo zodiacal. Este estado inefable de armoniosa mezcla fluida, hace sentir a cada uno de los participantes - siempre en proporción directo con el número de los participantes a la meditación en espiral – un estado intenso-eufórico, espiritual de HOMBRE CÓSMICO, PERFECTO. Este es un estado ideal que nos puede permitir vivir en nuestro propio ser la influencia astral de los otros once signos del zodiaco y, junto con nuestro propio signo, podemos resentir un estado de sublime unidad con todos los influjos sutiles benéficos de las doce constelaciones del zodiaco.

Todas estas vivencias enriquecen el alma y la mente de cada participante con una gama elevada de estados elevados.

Existen ya muestran científicas que relevan el fuerte efecto benéfico de la meditación yoguica en espiral. Por ejemplo, los resultados del proyecto científico de Princeton (afuera de cualquiera implicación emocional, es decir que ellos no pertenecen a nuestra escuela) en el tiempo de una meditación hecha por 5 miles participantes, enfatizan sin duda el fuerte impacto positivo sobre la conciencia del hombre. La meditación en espiral Yang está capaz de transformar y armonizar el campo sutil mental, tanto de los participantes, como de los seres humanos que se encuentran a una larga distancia del punto foco (emisor) del espiral. Estos resultados son verificables, claros, objetivos, en perfecto acuerdo con la visión de las ciencias de la frontera.

El ESPIRAL YANG (+) expresa algo profundamente enigmático, abierto, luminoso, solar, masculino, dinámico y optimista. Cuando se va de una extremidad de este espiral YANG (+) es muy fácil llegar al punto hogar fuente, que representa el CENTRO (DIOS, Espíritu en el caso del ser humano) de donde VAN Y DONDE VUELVEN DE NUEVO, FINALMENTE, TODOS Y TODAS.
El ESPIRAL YANG (+) simboliza así mismo la aparición del movimiento circular centrípeto, que manifiesta la tendencia de corresponder al punto hogar o el CENTRO ÚLTIMO (Espiritual o de origen). El ESPIRAL YANG (+) simboliza al mismo tiempo la vuelta gloriosa al CENTRO de la emanación; la vuelta al PUNTO HOGAR, que es el contrario de la extensión; representa la resorción y la vuelta en el NÚCLEO donde todo comenzó; representa la continuidad cíclica que se encuentra en resorción (cada vuelta del espiral yang se hace en un nivel cada vez mas sutil, o sea en un proceso de evolución desde el polo mas grosero, material, de la energía, hasta el polo mas sutil, espiritual). En el ser humano El Centro, es el espíritu y la expírala yang nos conduce, en un movimiento centrípeto, en cada vuelta o paso del espiral, desde exterior hasta Centro. El espiral yang transmuta las potenciales vitales del ser humano (energía  mas “periférica” del ser, de los primeros centros de fuerza o chakras) y los subliman gradualmente  en los niveles superiores, espirituales o “centrales” del ser).
En la anatomía sutil esotérica, muladhara chakra es considerado el polo mas exterior,”material” y sahasrara es el polo opuesto, espiritual, o “central”.

El espiral es una de las formas más fuertes y arquetipales de la naturaleza, y un grupo de seres humanos que esta formando una cadena en forma de espiral es como un ser vivo común en forma de una “postura” espiralada.
En el ESPIRAL YOGUI YANG (+), los seres humanos que participan están dispuestos siguiendo con precisión la sucesión natural de las 12 constelaciones zodiacales, para beneficiarse así, gracias a los procesos complejos de resonancia que se desencadenan en ese momento allí, tanto de una afluencia de energía sutil YANG (+), que llena misteriosamente el aura de los seres humanos que participan, y también la presencia de algunas energías astrales fundamentales y beneficiosas de los planetas de nuestro sistema solar y las constelaciones.

En consecuencia, el ESPIRAL YANG (+) realizado por grupos de gente es profundamente beneficioso, que ya probó su valor extraordinario y su eficacia en numerosos casos concretos.
Por lo que se refiere a sus efectos profundos y complejos, que influyen de una manera beneficiosa el ser humano, tanto a nivel fisiológico, que a nivel bioenergético, psíquico, mental y espiritual, nuestra escuela tiene cientos de testimonios elocuentes de los que participaron, decenas de veces, en los ESPIRALES YANG (+), que se realizan periódicamente.
Como consecuencia de la practica aparecen estados psico-mentales maravillosos que la mayoría de la gente viven a menudo durante 15 a 20 días, después de participar en un ESPIRAL YANG (+), fenómenos de energización profundamente beneficioso, que se inducen en el ser participantes, por vía absolutamente natural.
Por el hecho de que los participantes se tengan la mano en un ESPIRAL YANG (+), llegan a comunicar entre ellos de manera fluida por empatía e incluso por telepatía. Este proceso complejo de RESONANCIA conduce al desencadenamiento en cada uno de ellos de un inefable estado de ósmosis fluida que los pone poco a poco en comunión, tanto con las energías sutiles YANG (+) del Macrocosmo, como con los 12 tipos arquetipales de energías sutiles astrales, que proceden de las 12 constelaciones zodiacales que son canalizadas por el ESPIRAL YANG (+), por RESONANCIA, a través de las filas sucesivas de participantes, hombre-mujer, que pertenecen a cada signo.
Este estado inefable de mezcla fluida armoniosa, procura que cada participante experimente entonces, más o menos en proporción directa con el número total de las personas que participan en un ESPIRAL YANG (+), un estado intensamente eufórico, espiritual, de HOMBRE CÓSMICO, PERFECTO. Es un estado ideal que indica la presencia viva y activa, en su ser, de la influencia sutil astral de los otros 11 constelaciones zodiacales, que gracias al influjo de la constelación zodiacal donde nació, le permiten experimentar cada vez un sublime estado de unidad con TODOS LOS INFLUJOS SUTILES BENEFICIOSOS de TODOS LOS 12 CONSTELACIONES ZODIACALES.



Mencionamos algunas de las cualidades principales de los signos zodiacales, que se pueden asimilar haciendo una meditación en el espiral yogui yang:
ARIES: dinamismo, intensidad, pasión, entusiasmo, candor, eficacia, gran capacidad
de iniciar acciones, disfrutar el momento y vivirlo plenamente ('Carpe Diem').
TAURO: vitalidad, estabilidad, tenacidad, persistencia, alegría de vivir, sentido de la armonía física, calmo, paciencia.
GÉMINIS: adaptabilidad, flexibilidad, ingeniosidad, inteligencia, agilidad mental, elocuencia, vivacidad, alegría, rapidez, fluidez en la escritura y en el habla, persuasión, buen sentido
de la correlación y comunicación.
CÁNCER: sensibilidad, dulzura, gentileza, delicadeza, protección maternal, profundidad sentimental y poder de empatía.
LEO: autonomía, autodeterminación, soberanía, autoridad paternal, confianza en sí mismo,
creatividad, afectividad protectora, generosidad, radiación solar.
VIRGO: precisión, exactitud, modestia, prudencia, discreción, sentido del orden y de la moderación,
gran capacidad de análisis y planeamiento, sentido del detalle, focalización, aspiración para
la pureza, lealidad.
LIBRA: armonía, refinamiento, comunicación afectiva, sentido estético, tolerancia, condolencia, intuición en relaciones humanas, diplomacia, cortesía.
ESCORPIO: misterio, sensualidad, magnetismo, pasión, energía de la transformación y de la
regeneración, poder de seducción, profundidad de sensaciones y emociones, capacidad de introspección.
SAGITARIO: jovialidad, optimismo, franqueza, sentido del humor, vivacidad, nobleza, aspiración, moralidad, orientación filosófica.
CAPRICORNIO: resistencia, perseverancia, responsabilidad, seriedad, sinceridad, autodisciplina,
desapego, sentido del deber, objetividad, imparcialidad.
ACUARIO: independencia, originalidad, libertad, altruismo, fraternidad, inventividad, intuición, idealismo, entendimiento.
PISCIS: compasión, dedicación, devoción, fe, espíritu de sacrificio, visión mística y sagrada.